GENERACIONES QUE SALVAN EL PLANETA

VILLAHERMOSA, TABASCO (ENERO 2020). Ricardo Ruiz Sevilla es de las últimas personas que alcanzó a sembrar palma de aceite en 2012. Hasta entonces, había dedicado su vida a la función pública como jefe de departamento de cultivos de ciclo corto del gobierno de Tabasco.

 

Su misión, dice, era ayudar a los agricultores para tecnificar sus siembras. Recuerda que cuando su papá vivía, le prohibió sembrar palma porque veía que no había una industria consolidada que pudiera comercializar los frutos de un cultivo incipiente en México. “Me decía mi papá: cuando sea tuya, siembras lo que quieras.”

 

Siete años más tarde, la palma ya da algo más que frutos: su siembra ha logrado que el ecosistema se regenere de manera positiva. Además, hay una industria consolidada en el sureste mexicano. El precio mantiene un alza en los mercados internacionales y Ricardo ahora está pensando en heredarle el conocimiento a su pequeño Ricardo, quien comienza a tener interés por el cuidado del medio ambiente y la siembra con una perspectiva sustentable.

 

Actualmente, Ricardo tiene 21 hectáreas y es considerado un pequeño productor que forma parte de la sociedad de Palmeros de Jalapa, ubicados en Jalapa Tabasco; una comunidad cercana al río Grijalva.

 

Este agricultor cuenta que cuando empezó a trazar su terreno, utilizó sus conocimientos como ingeniero agrónomo para cuidar el trazo, la posición del sol y el aprovechamiento de su ubicación privilegiada. Su palmar está a un lado de un río y hoy gracias al Programa Holístico, ha aprendido la importancia de implementar buenas prácticas para el cuidado del río y de su palmar.

 

Sobre la palma de aceite giran mitos y mala imagen, dice Ricardo. Lo cierto es esto: en su celular tiene fotografías de la fauna que ha regresado a los terrenos que anteriormente se utilizaban para ganadería. Coyotes, armadillos y venados son especies que han vuelto a zonas donde, además, hoy está prohibida la cacería.

 

“El proceso de certificación RSPO nos ha enseñado mucho, sobre todo para decirles a las personas que nos ayudan, para que cuiden la fauna. Hoy, por ejemplo, sabemos que hay fauna que nos puede ayudar a combatir las plagas de roedores.”

 

El Programa Holístico es una iniciativa de capacitación integral, que tiene entre sus objetivos ayudar a los productores, especialmente a los pequeños, a aprender cómo aumentar los rendimientos de sus plantaciones.

 

Hoy Ricardo ya no está preocupado por si la palma le dará frutos o no. Sabe que, si llueve, la abundancia será para todos, pero si no llueve, están preparados para enfrentarla. Este hombre ahora mantiene fija una nueva batalla: dejar un planeta mejor del que encontró. Por ese motivo, confiesa, quiere apoyar a su hijo en una nueva cruzada: salvar a las especies nativas de México.